El cuarto de Jacob

—¡Ja-cob! ¡Ja-cob! —gritó Archer, andando perezosamente, después de un segundo. La voz tenía una tristeza extraordinaria. Depurada de todo cuerpo, depurada de toda pasión, yéndose al »